El desafío actual de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN)


El desafío actual de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN)

05 Mayo, 2021

1

En la primera Reunión Anual de Líderes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) realizada durante la Presidencia Pro Témpore de Brunéi Darussalam, que se desarrolló de manera de manera presencial con altas medidas de bioseguridad en la Sede de la Secretaria General de la Organización en Yakarta, Indonesia, el 24 de abril 2021, tuvo por objetivo el promover la ASEAN mediante el fortalecimiento de la comunidad, acelerar la recuperación económica ante la pandemia (COVID19), fortalecer sus relaciones externas y desde luego abordar uno de los problemas urgentes y de interés común para todos los Estados miembros, la situación política en Myanmar.

Cabe recordar que desde principios de febrero las fuerzas armadas de Myanmar tomaron el poder que ocupaban las autoridades legítimamente constituidas, tras alegar fraude en comicios parlamentarios. Desde ese momento se vive una situación de inestabilidad y protestas en Naipyidó y otras provincias, reclamando a la Junta Militar instaurada el retorno del premio Nobel de la Paz y ex dirigente Aung San Suu Kyi quien a la fecha cumple su tercer mes en arresto domiciliario.

Por ello, la Cumbre de Líderes de la ASEAN y su Declaración final generó gran expectativa sobre la posibilidad de una solución en Myanmar. Sin embargo, la Organización del sudeste asiático fue taxativa en mantener su compromiso con la firma del Tratado de Amistad y Cooperación de la ASEAN en el cual hacen hincapié en el Derecho Internacional, el respeto a la Carta de la Naciones Unidas y por su puesto: la no intervención en los asuntos internos de los Estados Miembros, lo que hasta la fecha les ha garantizado una comunidad cohesionada y ocupada en temas de desarrollo económico y social.

En tal sentido, la Cumbre ASEAN y su Declaración que consta de nueve aspectos de interés para los estados Miembros, enfatiza el acuerdo alcanzado en cuanto a la situación política de Myanmar. Cabe destacar que la reunión estuvo presidida por Su Majestad el Sultán Haji Hassanal de Brunei Darussalam, con la presencia de General Supremo Min Aung Hlaing de la actual Junta de Gobierno de Myanmar, así como los Mandatarios y/o Ministros de Relaciones Exteriores de los 10 países miembros.

En el mencionado documento final en el punto dos se reitera la necesidad de fortalecer la solidaridad y resiliencia regionales, así como la estabilidad política en los Estados miembros de la ASEAN para lograr una Comunidad estable y próspera. Destacan la necesidad de mantener la unidad, la centralidad y la relevancia en la región para abordar colectivamente los desafíos comunes.

Reconocen que la fuerza de la comunidad ASEAN radica en poner a las personas en su centro y cumplir su deseo de vivir en una región de paz, seguridad y estabilidad duraderas, crecimiento económico sostenido, prosperidad compartida, y progreso social. Por ello, reafirmaron el compromiso con los propósitos y principios consagrados en la Carta de la ASEAN, incluida la adhesión al derecho internacional, al buen gobierno, los principios de democracia y gobierno constitucional, el respeto de las libertades fundamentales y la promoción y protección de los derechos humanos.

Por su parte en los puntos ocho y nueve de la Declaración se debate sobre los acontecimientos en Myanmar y expresan preocupación por la situación en el país, ante los informes de muertes y escalada de violencia. Por ello, Reconocen la importancia del ASEAN en el papel constructivo en la facilitación de una solución pacífica en interés de ese pueblo de y sus medios de subsistencia, por lo tanto, se aceptó por todos los países los “Cinco puntos de Consenso” adjuntos a la misiva. Se recordó la importancia de continuar con los esfuerzos de Myanmar para abordar la situación en el estado de Rohinyás mediante el proceso de repatriación de manera voluntaria, segura y digna de acuerdo a lo pactado con Bangladesh.

Sobre la situación política en Myanmar, los líderes llegaron al siguiente consenso: un cese inmediato de la violencia en Myanmar y todas las partes ejercerán la máxima moderación, iniciar un diálogo constructivo entre las partes interesadas para comenzar a buscar una solución pacífica en interés del pueblo, se llegó a un acuerdo sobre la presencia de un enviado especial del presidente de la ASEAN que facilitará la mediación del proceso de diálogo, con la asistencia del Secretario General de la ASEAN, se espera que se pueda involucrar a los enviados especiales de las Naciones Unidas y se acordó que visitarán Myanmar para reunirse con todas las partes interesadas. Finalmente, ASEAN proporcionará asistencia humanitaria a través del Centro AHA (Centro de coordinación de la ASEAN para la asistencia humanitaria en la gestión de desastres).

Los 5 puntos han sido aplaudidos y han tenido sus detractores. Por su parte la Unión Europea en voz de alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, aplaudió el consenso alcanzado, al igual que socios externos ASEAN como Australia, Japón y China todos partes del Acuerdo de la Alianza Económica Regional Integrada (RCEP) que en 2020 convirtió a la zona en el mayor corredor de libre comercio a nivel mundial. Pero Estados Unidos, mantiene la suspensión del Acuerdo Marco de Comercio e Inversiones firmado con Myanmar en 2013 hasta un retorno del gobierno elegido democráticamente al país. A la vez, el presidente del Consejo de Seguridad de la ONU y miembro de la ASEAN, Vietnam, solicitó una declaración unánime para la aplicación del plan de cinco puntos, en particular un "cese inmediato de la violencia".

Todo ello en el marco de las protestas que no cesan y denuncias de violaciones de los Derechos Humanos por parte de las autoridades, según la Asociación de Asistencia para Presos Políticos de Myanmar se reportan 765 muertes, 3.555 personas detenidas, y 20 de ellas, sentenciadas a muerte.

Este panorama es el gran desafío que enfrenta actualmente ASEAN, ya que tiene un papel fundamental como eje central de la situación política de Myanmar, el consenso general sobre el apoyo regional para un diálogo interno que facilite a las partes el alcanzar acuerdos favorables para el país es visto por la Comunidad Internacional en general como la posibilidad de una salida real a la crisis en ese país. Aunque el mismo pudo ser más amplio e incluir otros puntos relativos al tema del Derechos Humanos, se respetó en todo momento los principios de la Organización, en especial la no intervención en los asuntos internos de los Estados. Aunque se cuestione que se haya invitado al jefe de la Junta Militar y no al Partido de Aung San Suu Kyi, sin embargo, es evidente que este último no cuenta de facto con el control de la situación política.

Por ello se espera desde lo local e internacional, que la vía ASEAN marcada por un consenso, con disposición al diálogo, en busca de soluciones fácticas y de carácter democrático, sin intervención o imposición de externos, sea la ruta idónea que se hace indispensable para la estabilidad política en Myanmar, en aras de avanzar en los planes regionales de prosperidad y cohesión.



etiquetas: Geopolítica Economía

Sindy Montoya Autor

Integridad

1 COMENTARIOS

  • Israel Quijada

    Disfruté la lectura del artículo porque tiene una óptica directa y clara. En efecto, el tema de la situación en Myanmar es llamativo, preocupante y merece que le prestemos atención a su desarrollo porque tendrá una influencia en el futuro cercano y en la determinación del destino de ese país.

    Hace 1 año

COMENTA LA NOTICIA

Tu email no será publicado