El Imperio de los Tres Reinos Vs el Hegemón de Norteamérica I


26 Octubre, 2021

0

No todo es como lo pintan

Tras décadas y cientos de años dormido, el gigante asiático salió de su milenario sueño para luego, de manera sigilosa, irse despertando y desperezando hasta conseguir la energía y vitalidad que hoy muestra.

Durante las últimas cuatro décadas, el crecimiento económico chino alcanzó un ritmo medio en torno al diez (10%) anual. A lo largo de todos estos años, China se transformó, pasó de ser una sociedad rural de agricultores pobres a un país industrial moderno con grandes metrópolis. El PIB per cápita ajustado por la inflación se multiplicó por 24, la esperanza media de vida aumentó en más de diez (10) años y más de setecientos (700) millones de personas dejaron atrás la pobreza, todo esto según datos del Banco Mundial.

De hecho, en 2020, ese mismo ente internacional publicó nuevas estimaciones que colocaban a la economía china incluso por delante de la estadounidense, en cuanto al PIB se refiere, así como en lo referente a los ajustes por diferencia de precios.

Pero no son solo las proyecciones del Banco Mundial, también los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntan exactamente en la misma dirección. Incluso, el reciente manejo de la situación sanitaria con el Coronavirus pareció todo un ejemplo de éxito y superioridad del modelo chino. Por un lado, mientras el gobierno de Xi Jinping lograba contener rápidamente a la pandemia y cerrar el 2020 con buenos datos económicos, la realidad tanto en EE.UU. como en todo occidente fue muy distinta, por catastrófica.

Dicho lo anterior, lo que quiero hacer notar es que todos estas estadísticas, percepciones y cambios, avaladas además por distintas encuestas realizadas, han hecho que una gran mayoría de personas en todo el mundo consideren que China superará próximamente a los Estados Unidos como la primera superpotencia mundial. Tal afirmación, a juzgar por tales datos, no resulta especialmente sorprendente.

De hecho, si se observa con detenimiento, habría que reconocer que en el imaginario generalizado a nivel mundial se piensa que los chinos lo hacen todo, lo fabrican todo, que prácticamente se están convirtiendo en los dueños del planeta.

Según esta corriente, la cual cada vez es más extendida, “aparentemente” los datos económicos que mencioné parecen muy claros y no deberían dejar lugar a las dudas: Ciertamente China tiene un PIB ajustado mayor, con mayores niveles de inversión, con flujos comerciales y un crecimiento económico también más alto. Incluso, por si fuese poco ya, los chinos son además los segundos mayores propietarios de deuda norteamericana tras Japón.

Ahora bien, como dicen varios refranes, no todo lo que brilla es oro, ni todo lo que se dice (o se publica) va a misa. En ese sentido ¿Quieren decir estas estadísticas, las proyecciones y las encuestas que con todo lo citado en este artículo estamos condenados a una futura hegemonía china?, quiere decir entonces ¿Qué, con toda seguridad, el país de los tres reinos se convertirá en la gran superpotencia del mundo?, o más bien ¿Qué los EE.UU. están acabados como primera superpotencia económica y militar?

Pues, yo recomendaría más bien prudencia y precaución, ya que habría que tener mucho cuidado con lo que se piensa y con lo que se afirma,porque con China las cosas no son siempre como parecen.

En mis siguientes cuatro (04) entregas les estaré diseccionando cada factor que en mi opinión debería tomarse en cuenta para medir las fuerzas y las capacidades reales en la confrontación general entre estas dos potencias. Basaré los artículos en las herramientas que, dentro de las ciencias sociales, y específicamente dentro de las relaciones internacionales, se utilizan o no al momento de establecer escenarios de futuros, siempre con relación a los elementos característicos, incluyendo los más nuevos, que definen la potencialidad del poder real que tienen los estados.


etiquetas: Geopolítica

Gustavo Adolfo Agüero Cruz Autor

El Acucioso

0 COMENTARIOS

COMENTA LA NOTICIA

Tu email no será publicado