Fortalecimiento de las Relaciones India Estados Unidos en la Era Biden


Fortalecimiento de las Relaciones India Estados Unidos en la Era Biden

28 Febrero, 2021

0

Durante la guerra fría, India se inclinó hacia la Unión Soviética después del Tratado de Amistad de 1971, que fue una respuesta a la continua inclinación de Estados Unidos hacia Pakistán y los inicios de la convergencia entre Estados Unidos y China. En la actualidad, la convergencia de India y Estados Unidos se debe a una China potencialmente hegemónica en la región del Indo-Pacífico.

India comparte una relación interesante con EE.UU. Si bien a muchos en India les gustaría fingir que a Nueva Delhi no le importa Washington, cada signo que emana de Washington también está sobre analizado. Si un presidente estadounidense no menciona a India o si una reunión oficial tuvo que posponerse o cancelarse, se lee como una señal de que las relaciones Indo-Estados Unidos se dirigen hacia el precipicio, sin embargo, la realidad es que las relaciones entre India y EE.UU. han madurado lo suficiente hoy como para que las variables estructurales e institucionales subyacentes puedan impulsar la relación bilateral en una dirección positiva durante bastante tiempo.

A pesar de esta madures en las relaciones, la administración del expresidente Donald Trump aplicó políticas comerciales restrictivas contra Nueva Delhi, pero a pesar de esto, en general apoyó a India como contrapeso de China y abrazó al primer ministro indio Narendra Modi como pocos líderes estadounidenses anteriores lo han hecho. En medio de la creciente aprensión de Nueva Delhi hacia la agresión china, Washington creó la convergencia estratégica que durante mucho tiempo había sido defendida por un establecimiento militar estadounidense ansioso por equilibrar el poder chino.

Por primera vez en la historia, está al alcance de la mano una asociación estratégica más estrecha entre los Estados Unidos y la India. Aunque la India no ha sido el aliado más comprometido con los movimientos geopolíticos de Estados Unidos: ha mantenido sus proyectos de inversión en Irán, y su acuerdo de compra de misiles a Rusia, o el petróleo de Venezuela; nada evita que los acercamientos cada vez más estrechos sean necesarios para contrarrestar la influencia de China.

Ambos países se enfrentan a recuperaciones difíciles tras la pandemia de coronavirus, así como a un creciente sentimiento proteccionista en el país que podría complicar los lazos comerciales. La paciencia de Estados Unidos mientras India se demora en la reforma económica interna y la apertura del mercado se agotará a medida que Washington alinee su política exterior con las prioridades internas y las políticas de Nueva Delhi reflejen un estado de ánimo cada vez más introspectivo.

Razón de ello, la administración de Biden tendrá que trazar un nuevo camino para los lazos de Estados Unidos con India. Ese camino se ubicará en algún lugar del vasto abismo entre el altruismo estratégico, mediante la cual Washington apoyó activamente el ascenso de la India con la esperanza de que pueda ayudar a equilibrar a China, y la política transaccional de "Estados Unidos primero" seguida por Trump. Biden tendrá que encontrar ese camino en medio de una tremenda volatilidad global e inestabilidad política en EE.UU.

Sin embargo, como detalla un informe del Instituto de Políticas de la Sociedad de Asia, Biden tiene una oportunidad única de aprovechar el momento actual y ampliar el alcance de la relación de Estados Unidos con India. Para aprovechar al máximo la oportunidad, debe prestar atención a lo siguiente.

1. Necesita asegurarse de que la convergencia sobre China no se desperdicie.

2. Tendrá que demostrar que está dispuesto a enfrentarse a Beijing como prometió en la campaña electoral

3. Continuar el Diálogo Cuadrilátero de Seguridad con Australia, India y Japón y mejorar el compromiso y la cooperación bilaterales y trilaterales con otros aliados y socios en la región.

4. Una alineación estratégica más profunda con Nueva Delhi.

En última instancia, para mantener a la India motivada para enfrentarse a Beijing, Estados Unidos deberá cumplir con tres principios. En primer lugar, EE.UU. deberá volver a un papel de liderazgo visible en las organizaciones regionales y multilaterales destinadas a mantener la paz y la seguridad regionales, proteger los bienes comunes mundiales y defender los valores democráticos. En segundo lugar, Estados Unidos debería seguir ejerciendo presión económica sobre Pekín para reformar y abrir su economía, como intentó Trump y finalmente fracasó. En tercer lugar, Washington también deberá defender a los aliados y socios que enfrentan el acoso chino, no solo en casos relevantes para India.

La administración Biden se enfrenta al curioso problema de que Estados Unidos ya ha avanzado mucho en el área donde la relación ha sido más sólida: la seguridad y los lazos estratégicos, con tanto progreso ya realizado en la esfera de la seguridad, la forma más fácil de llevar la relación entre Estados Unidos e India al siguiente nivel es expandir su alcance y evitar los problemas económicos más polémicos. El nuevo equipo de Biden debería reactivar la asociación de salud y energía para combatir desafíos comunes como COVID-19 y el cambio climático.

Adicionalmente, Biden deberá deshacer muchas de las políticas de Trump que reprimieron la inmigración india a Estados Unidos y enfrentará un camino más difícil en el comercio, en un momento en que India se ha vuelto más introspectiva. El año pasado, Nueva Delhi aumentó los aranceles, impuso un impuesto a los servicios digitales y anunció una nueva campaña de "India autosuficiente" que, según algunos temen, señala un giro hacia los intentos fallidos de autarquía del pasado.

Cabe destacar que, en 2013, Biden visitó India en calidad de Vicepresidente y en donde sugirió establecer un comercio bilateral entre ambas naciones de USD 500 mil millones de dólares, algo que en la actualidad es poco viable producto a las implicaciones de las políticas proteccionista y a la pandemia del Covid-19. Aun así, Biden debería establecer un tono optimista para la relación económica que contrasta con las recriminaciones de los últimos cuatro años. Washington debería reforzar la cooperación en materia de energía limpia, salud y economía digital, a fin de dar un impulso positivo a la relación comercial.

La relación entre India y Estados Unidos sigue siendo fundamental para la configuración del orden mundial en el siglo XXI. Para aprovechar todo el potencial de las relaciones, los dos gobiernos deben ahora esforzarse por completar los acuerdos inconclusos y establecer el rumbo para una Asociación Global Estratégica Integral.


etiquetas: Geopolítica

Heiver Jesús Sánchez Autor

0 COMENTARIOS

COMENTA LA NOTICIA

Tu email no será publicado