La guerra de las vacunas: los imperios farmacéuticos contraatacan


La guerra de las vacunas: los imperios farmacéuticos contraatacan

04 Febrero, 2021

0

A pesar de la creciente e incontrolable pandemia de la Covid19 a nivel mundial, en donde las medidas sanitarias, cuarentena, métodos de flexibilización y otras medidas han resultado prácticamente ineficientes por varias razones: desconocimiento exacto de los métodos más comunes de contagio (de manera efectiva y comprobable), falta de conciencia en el colectivo, las crisis económicas y financieras que ocasiona que obliga a reactivar sectores económicos, y lo más preocupante es las distintas mutaciones que ha presentado el virus, en donde hasta ahora la más reciente detectada se perfila como inmune a todas las vacunas existentes.

Mención aparte resulta el hecho de los tratamientos paliativos para los contagiados, los cuales varían según el continente y según el país, no existe un consenso mundial y único acerca del protocolo médico a seguir al respecto, entre otros factores ocasionado principalmente por: las reacciones que provoca en el organismo el virus según la patología preexistente en los contagiados y su edad, la ausencia de fármacos usados en otra regiones del planeta, y la desconfianza generada en algunos medicamentos que bien se usaron de manera errada (ocasionando intoxicación y muertes) o porque al no ser elaborados por "farmacéuticas confiables" prefieren no ser utilizados para tal fin.

Justo en este punto hemos llegado al centro del planteamiento relevante de esta nota informativa: ¿Quien determina que farmacéutica es confiable o no? Los motivos y argumentos son diversos, pero en síntesis podemos aseverar que el predominio de la "marca" y carácter de "conglomerado internacional" aseguran la confiabilidad de un medicamento o vacuna, lo cual ha quedado demostrado para muchos casos y patologías que no necesariamente es así a lo largo de la historia.

Existen medicamentos realizados de manera independiente y por farmacéuticas nacionales, que no necesariamente son una trasnacional, que han funcionado de manera eficaz y mucho mejor en resultados de tratamientos de enfermedades y recuperación de pacientes que las de las grandes "marcas" farmacéuticas. El detalle está en que el monopolio del comercio de medicamentos existe, y se trabaja y maneja cual mercancía común la venta de medicinas enfocada en índices de ganancias y hasta índices bursátiles (cuando las grandes "farmacéuticas internacionales" cotizan en bolsas de valores) , en donde la primordial son las estadísticas económicas y no los estudios comprobables que aseguren un medicamento eficaz con el menor porcentaje de efectos secundarios en el organismo (ya que a veces reducir estos efectos en las fórmulas químicas implica mayor costo de producción).

El interés de esta nota no es señalar empresas (ya que una farmacéutica que se guíe por los valores anteriormente descritos, debe ser llamada como tal) en específico sino comprender cómo funciona el ecosistema de medicamentos a nivel mundial: se desarrollan productos farmacéuticos (medicinas y vacunas), se realizan protocolos de certificación con tiempos mínimos necesarios para abaratar los costos de estas pruebas clínicas, y se inunda al mercado con el fármaco acompañado de campañas publicitarias, compra de colegios médicos a los cuales se les indica que fármaco recetar al paciente para asegurar márgenes de ventas ( a la empresa que lo fábrica), y beneficios al médico que lo indica: congresos, becas de estudio, publicación de artículos científicos en medios del área. Toda esta es la realidad que gira en torno a la salud vista como un negocio y no en función de recuperar al paciente, ya que en muchas ocasiones alargan la vida de una forma deteriorada para que se consuma la mayor cantidad de medicamentos posibles. No es fácil de escuchar, de leer, de entender y de aceptar pero de una forma u otra el ciclo ocurre de esta manera señalada

Ya con estas señales de información se pueden plantear puntos de vista al respecto, y comprender mejor la situación actual de lo que ocurre con las vacunas para el Sars-Covid-2 y sus cepas nacientes: es una guerra de las galaxias de farmacéuticas dominantes entre ellas para lograr el antídoto eficaz, a menor costó y que sea el que se indique más para aplicar a nivel mundial, pero algo falló. La estrategia no ha funcionado, los ensayos clínicos han sido suspendidos una y otra vez por las distintas reacciones adversas tan evidentes que no fueron fáciles de ocultar y han obligado por igual a revisión de componentes de la fórmula y proseguir a ensayos de nuevo.

Pero el tiempo se agota para la humanidad, y en función de ello muchas farmacéuticas adelantaron procesos y presionaron a organismos regulatorios y gobiernos para aplicar sus dosis masivamente a costa de la muerte de muchos voluntarios, si embargo la máquina publicitaria mundial alaba la "efectividad, seguridad y excelencia" de dichos fármacos, todos con un denominador común: son producidos por algún imperio farmacéutico y se han desarrollado a partir de fórmulas sintéticas o modificaciones de cadenas de ADN. Pero la realidad no esta completa, no nos están diciendo toda la verdad, no todo lo que dicen e informan es la verdad.

Existe un grupo de vacunas que se han realizado, ensayado y mejorado con nuevas técnicas y técnicas conocidas de elaboración de vacunas, estás tienen en común una gran diferencia: no pertenecen a grandes farmacéuticas, se crearon de forma independiente, no han causado muertes entre los voluntarios en las pruebas de aplicación,se usaron técnicas biológicas a partir de segmentos de organismos vivos usados con anterioridad para la elaboración de otro tipo de vacunas. Específicamente hablamos de las vacunas desarrolladas en Rusia, Cuba, China e Irán.

Cómo es de esperarse no son publicitadas, ni alabadas ni referidas como seguras, eficaces y confiables, con sus contadas excepciones. Tal vez el punto más relevante sea que no son parte de una "farmacéutica reconocida" y que serán ofrecidas con estas dos características: al menor precio de cualquier vacuna en el mercado (por debajo de 10$ por unidad) y otras serán ofrecidas gratis a los nacionales y pobladores de los países más pobres del mundo, evidentemente ninguna de las razones anteriores dejarían ganancias robustas ni elevaría la cotización en las bolsas de valores de sus fabricantes, y es que la prioridad para estos países ha sido la vida humana por encima del comercio empresarial.

Les invito a leer e investigar sobre cada caso descrito en estas líneas, de esa forma se logran dos objetivos: usted comprueba la veracidad de la información ofrecida de manera de síntesis acá y comprueba informaciones y detalles de los argumentos que llevaron a la creación de esta nota informativa.

El fin primordial es resaltar el valor de la humanidad por sobre todas las cosas, eso desde el punto de vista de creencias y religión es algo que todos los creyentes aceptan y desean, pero es una utopía que cada día se hace menos realidad en el mundo moderno, excepto por los casos ya señaladas a nivel de las vacunas contra la pandemia que nos asola desde hace más de un año

Un aspecto puntual a indicar es el hecho de que la guerra comercial entre farmacéuticas, haciendo ventas adelantadas de vacunas que ni estaban fabricadas ni eran seguras biológicamente, está llegando a un punto crucial de verdad y de caída de máscaras: las vacunas que prometieron no son estables aún y no tienen la capacidad de abastecimiento para surtir al primer mundo (que les prefiere como "casas farmacéuticas confiables") de ellas, y esto está dando un giro inesperado: cada país de primer mundo en donde residen las casa matrices de estas empresas de medicamentos están comenzando a asegurar que la producción que hagan se quede en casa y luego "si sobra producción" que sea vendida al resto de países (sin importar si son de sus propios aliados estratégicos).

Esto último ha hecho que muchas potencias mundiales comiencen a valorar de manera inesperada (y por necesidad) algunas de las vacunas no favoritas y hasta ahora olvidadas, que de repente comienzan a ser alabadas, publicitadas y respaldadas por estudios científicos, un verdadero milagro del mundo moderno pensaría cualquier inocente. Es el caso de Sputnik V que no solo está siendo producida en su versión original, sino que también en una versión Light de una sola aplicación para garantizar de manera más rápida la "inmunidad de rebaño" a nivel global y por último, AstraZeneca ha firmado un contrato con los desarrolladores de Spuknit V para crear una versión que incluya los beneficios de ambas fórmulas, buscando una inmunidad permanente.

Algo que ha caracterizado a las "vacunas olvidadas" es la colaboración entre los centros de investigación, el compartimiento de componentes y procesos de fabricación. Tal es el caso de Sputnik V que para garantizar su producción en varias regiones del planeta se ha enviado y compartido la fórmula de fabricación y sus componentes a países aliados para que sirvan como base de producción y aumentar la capacidad de fabricación de esta por parte del gigante Ruso, algo impensable para una "farmacéutica confiable".

La pandemia está lejos de acabar, las nuevas cepas originadas faltan más estudios concluyentes aún sobre si todas las vacunas desarrolladas funcionan contra estas, la guerra de las vacunas está lejos de terminar y el contraataque de los gigantes farmacéuticos está en pleno desarrollo. Más extraño aún es ver a los aliados de primer mundo y empresas confiables pelearse internamente por dominio de mercado y control de producción de vacunas, y a los eternos olvidados y jurados enemigos ofrecerles soluciones efectivas, viables y a bajo costo, cuasi el guión de una novela surrealista contemporánea.


etiquetas: Opinión Covid19 Salud

Luis Aguero Autor

Exhaustivo

0 COMENTARIOS

COMENTA LA NOTICIA

Tu email no será publicado