Marruecos: primer exportador de marihuana ilegal, solo comparable con Colombia


Marruecos: primer exportador de marihuana ilegal, solo comparable con Colombia

24 Febrero, 2021

0

Es muy conocido que la venta de marihuana ilegal es el 10% anual de la economía de Marruecos, estimando 10.000 millones de dólares (según la Red Marroquí para el Uso Industrial y Medicinal de la Marihuana - Moroccan Network for the Industrial and Medicinal Use of Marijuana). El Parlamento de Marruecos discutió en el pasado la posibilidad de legalizar la marihuana para su uso medicinal: "No tratamos de legalizar la producción de drogas, sino que buscamos los posibles usos médicos e industriales de esta planta y queremos crear una economía alternativa en la región", defendía Milouda Hazib líder de la fracción que hacía la propuesta, la cual nunca se aprobó.

En las estimaciones realizadas desde la ONU, el 42% de la oferta mundial de marihuana proviene de Marruecos (a pesar de que el cultivo de cannabis está prohibido "oficialmente" en Marruecos desde principios de los años 70), en el norte sigue siendo la fuente principal de ingresos, las granjas que producen el cannabis se ubican principalmente en las montañas del Rif, siendo ésta "irónicamente" la región más pobre de la nación.

El 65% del hachís incautado en el mundo proviene del país africano, es por esto que la JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) declara: "Marruecos es siempre el primer productor de cannabis del continente africano y del mundo, incluso aunque la producción este bajando". Y es que Marruecos se mantiene como el principal productor de resina de cannabis (hachís) del mundo, seguido de Afganistán y, en menor medida, del Líbano, India y Pakistán.

No deja de sorprender que a pesar de ser "oficialmente ilegal" la marihuana en el reino aluita el mercado europeo siga bien abastecido del hachís marroquí permanentemente, y sea el más cotizado y mejor pagado en la zona euro. Esto se explica (sólo en parte) porque, aunque puede que el cultivo de cannabis haya disminuido, no necesariamente implica que haya disminuido la producción de hachís en los cultivos de éste. Desde que Marruecos es independiente el régimen absolutista ha seguido (según sus propias fuentes oficiales) una política de contención con respecto al cultivo de cannabis: no ha permitido que se inicie en nuevas zonas, pero tolera tácitamente que la producción se mantenga allí donde ya existía.

Los productores de la marihuana no son los beneficiados del precio internacional de esta ni del aumento de producción que les debería proveer de un estilo de vida estable y lujoso, esto se evidencia en el hecho de que los campesinos (productores) se quejan de ser marionetas de las mafias del narcotráfico que compran sus productos a bajo precio y aseguran que si la legalización del kif llegará al país alauí sus condiciones cambiarían considerablemente, pero esto no beneficiaria al ecosistema que permite la permanencia del negocio de la droga en el país árabe. La otra realidad de la marihuana en Marruecos referente al "turismo de cannabis" que ha crecido hasta convertirse en una fuente importante y dominante de riqueza para comerciantes y guías turísticos no oficiales (ya que los tours no se anuncian oficialmente, y en su mayoría ocurren de boca en boca).

Todo esto que se ha descrito parece razonable y entendible dentro del mundo occidental y europeo, con sistemas de gobierno democráticos o de monarquías parlamentarias, pero sorprende que ocurra dentro de una monarquía absolutista fascista como la alauita marroquí: todo el sistema social del país está subyugado a los designios del monarca absolutista con una red de civiles, militares y mercenarios diseminados por todas las regiones del país, dentro de cada sector, zona, ciudad, urbanizaciones, barrios, asentamientos y territorios rurales, nada ocurre en la sociedad marroquí sin aprobación y previo conocimiento de facto del régimen alauita, con lo anterior solo se comprende que el negocio de la droga en el ecosistema de la marihuana marroquí solo ocurre bajo el beneplácito del régimen, ya que le provee de fondos no declarados y de los más grandes que se obtienen por el comercio de la marihuana en el mundo, para sostener su sistema absolutista, garantizar el pago a los mercenarios, mafias y soplones dentro de las regiones del país.

El éxito económico del mercado negro de la marihuana para el régimen fascista alauita no es el único beneficio que obtiene para mantenerse en el poder: la droga se usa para mantener a la población envuelta en las alucinaciones y dependencias de su consumo a gran escala, para evitar movimientos sublevaciones que generen protestas como las de la primavera árabe, y dentro de sus fuerzas militares para que no vacilen ni razonen sobre el genocidio continuo que se ejecuta a diario contra el pueblo saharaui, ni contra los desertores o escasos líderes sociales que intentan un cambio del régimen absolutista.

Para sorpresa de la población marroquí, que en su mayoría es pobre, analfabeta y sin estudios (ya que de esta forma son más fáciles de gobernar y mantenerlos como fieles súbditos del absolutismo alauita), llamó la atención las noticias provenientes de la ONU acerca de la ingente riqueza que su gobierno obtiene por la venta de la marihuana que no es congruente con la pobreza en medio de la cual viven en su mayoría. Y es que como todo sistema absolutista la existencia de "medios de incomunicación" solo se justifica bajo la transmisión de las noticias y contenidos que previamente apruebe los censores del régimen alauita, al igual que el resto de pocos poderes e instituciones que posee el Estado Absolutista, en donde los familiares del monarca genocida dirigen dichos entes.

Ahora, que tenemos el panorama completo de la vida dentro del fascismo alauita marroquí podemos comprender mejor porque la marihuana es el mayor negocio y la gallina de "huevos de oro" del régimen, que conviene que siga siendo ilegal.

Al igual que el caso de Colombia, con la única diferencia que el régimen de gobierno es una democracia que está carcomida por el negocio de la droga en todas sus instituciones, comenzando por la presidencia de la nación y pasando por todo el estamento estatal y sus fuerzas armadas, el narco estado colombiano se mantiene gracias a la exportación de drogas por el pacífico, en donde al igual que Marruecos todas las drogas "oficialmente son ilegales", pero tributan "ingresos informales" a todo el aparato de gobierno e institucional, siendo EEUU la Europa de Colombia como cliente fiel de sus cultivos de estupefacientes. Después de Marruecos a nivel mundial Colombia representa el segundo exportador de distintas drogas que reportan más ingresos a su economía que cualquier otro rubro legal que comercia el país cafetalero. Sorprende que en la nación de Nariño (y algunos dicen "desde el Palacio de Nariño") no se tenga control y conocimiento de los sembradíos de drogas, a pesar de contar con el apoyo de la DEA (que garantiza el tráfico de esta por el Pacífico como insumo para la población estadounidense) y de bases militares estadounidenses delegadas bajo el "Plan Colombia" para el control de las drogas, que solo logro controlar a los capos de la droga fuera del estamento estatal del gobierno, y garantizar a un proveedor seguro de estupefacientes para los socios americanos y sus aliados. Caso contrario sería dudar de la inteligencia y efectividad de las Fuerzas Armadas y Organismos de Inteligencia de los EEUU y de Colombia.


etiquetas: Curiosidades Política

Luis Aguero Autor

Exhaustivo

0 COMENTARIOS

COMENTA LA NOTICIA

Tu email no será publicado