Ucrania vista desde otro contexto


Ucrania vista desde otro contexto

22 Abril, 2021

1

Ucrania es un país de Europa del este y se ubica geoestratégicamente en el continente euroasiático, posee recursos naturales (hierro, manganeso, uranio, cicornio, caolín, grafito, gas, carbón petróleo y materiales no metálicos en bruto), cuenta aproximadamente con trecientos depósitos de gas y petróleo, sin embargo, toman más en consideración la explotación del Gas y el petróleo a través de su compañía Naftagaz.

Muchos analistas desde los medios de comunicación occidental insisten que todo su comercio se centra en la producción de Gas y Petróleo, no, su potencial es la agricultura, hoy Ucrania a pesar de la circunstancias es el segundo país exportador de cereales en el mundo detrás de EE.UU., hay que destacar que desde el 1 de julio de 2020 hasta el 18 de enero de 2021, Ucrania exportó aproximadamente 27,57 millones de toneladas de cereales y leguminosos, 6,3 millones de toneladas menos que en la última campaña comercial, fue menos que en los años anteriores debido a los efectos devastadores del coronavirus. A pesar de ese fenómeno Ucrania se mantuvo en el segundo lugar en el ranking de exportadores de cereales.

Los ucranianos en sus aspectos positivos poseen un interesante desarrollo en materia comercial y agrícola, sin embargo, es uno de los países más empobrecidos y está entre lo más corruptos de toda Europa. En Ucrania el servicio de salud es gratuito, pero extremadamente corrupto, y de acuerdo con la organización Transparencia Internacional (TI), este país sigue siendo uno de los peores situados en el mundo, colocándose en el puesto 131 de 176 países.

Al respecto, según Centre for Economic Studies, “se calcula que más del 60% de las empresas ucranianas no pagan impuestos y cerca de la mitad dan sobornos. Y esto, tan solo en el sector de la industria de al por menor, tiene un coste anual de 8.000 millones de grivnas (unos 270 millones de euros). Más aún, se calcula que entre el 41 y el 46% de la economía ucraniana vive entre las tinieblas de la ilegalidad, es decir, que se salta todo control de las autoridades oficiales”. El fenómeno se profundizó más en la revuelta Euromaidán, todo esto trajo como consecuencia los altos índices de desigualdad social en ese país.

Desde hace 7 años las manifestaciones no han mermado y los que apoyaron el Euromaidán ciegamente, quedaron con un sabor amargo ante sus propios seguidores, pensando que con sacar a Víktor Yanukóvich (Presidente de ese país, pro-ruso), iban a mejorar las condiciones económicas, sociales por pertenecer abiertamente a la Unión Europea (EU) y resultó todo lo contrario. Ahora reina la inestabilidad y la incertidumbre donde han perdido la vida en medio del conflicto más 13.000 personas en Ucrania.

Actualmente en Ucrania está gobernando Volodímir Zelenski,(pro- europeo), y a pesar del conflicto y las tenciones continuas con Rusia, está dispuesto a dialogar con su homólogo Vladimir Putin, con el objetivo de limar asperezas y evitar una guerra de alta intensidad. Del mismo modo, no podemos quedarnos en el aparataje del conflicto, ya que este es un juego geoestratégico entre los países poderosos de la UE y EE.UU para contener la influencia de Rusia en el tablero del orden mundial.

Los rusos tampoco son tan ingenuos en el juego geopolítico, están ejerciendo su fuerza con un propósito bien definido en el juego de la política internacional y de igual modo desplegando sus tropas en el territorio fronterizo con Ucrania para una posible guerra en Donbás. El Kremlin en el año 2018 para resguardar su soberanía construyó un puente que conecta a la península de Crimea con la Rusia continental sin pasar por territorio ucraniano, esa jugada generó preocupación en Ucrania.

Rusia tiene un papel preponderante en Asia Central, en el Cáucaso, en el Medio Oriente y en América Latina y sus lazos diplomáticos y comerciales con China e Irán se fortalecen en el transcurso del tiempo, a pesar de que están sancionados por EE.UU., los tres son un bastión para enfrentar a la OTAN si suena el tambor de la guerra en un futuro.

En el caso de Ucrania apoyado por EE.UU y la UE, desde el 2004 (Revolución Naranja), siempre buscó tender puentes hacia las fronteras occidentales para facilitar la actividad comercial y eso lo vio Rusia como una amenaza para sus intereses.

Todo este asunto es por intereses de quien obtiene más capital y eso es parte del juego de la geopolítica mundial. Hay que resaltar que, Rusia es el proveedor de Europa de Gas (Gazprom y Rosneft), todo esto viene por todos los gasoductos que cruzan por Ucrania, dándole relevancia internacional a los ucranianos, veamos, cuando el gas cruza el territorio ucraniano, los rusos tienen que pagar un peaje millonario, el cual Ucrania tiene dividendos de 2000 millones de dólares anuales, razones existen por el conflicto. Si en Ucrania estuviera gobernado un líder pro-ruso, el peaje le cobraría menos o eso sería un acuerdo entre aliados, sin embargo, desde que Kiev dejo de tener un gobierno pro-ruso los precios del gas se dispararon y eso no le conviene a Rusia y tampoco a los países Europeos. Es decir, ese conflicto indirectamente afecta a Europa.

El gobierno de Rusia tiene una estrategia para aislar a Ucrania y dejar tendidos a los EE.UU., sabemos que los estadounidenses buscan restablecer su protagonismo mundial e intervenir en el conflicto con sus aliados en Ucrania, pero los ruso tienen un punto por encima, con el gasoducto Nordstream 2 por el Mar Báltico hasta Alemania, ante la necesidad de gas barato y de calidad. Claro, eso no les conviene a los EE.UU., y menos a Ucrania, ya que a Ucrania le restaría privilegios como país de tránsito, y el fenómeno de la crisis en medio del coronavirus se fortalecería y conllevaría a la debacle total de Ucrania.

A EE.UU., y a sus aliados tradicionales les conviene el conflicto en Euroasia para contener a Rusia, les conviene el conflicto en el Medio Oriente para restarle fuerza a Irán, necesitan un conflicto entre China – India o China y Japón en el mar meridional para intervenir y obtener protagonismo en la política internacional, por otro lado, en américa latina no podemos dejar de un lado el conflicto Venezuela – Colombia y el coronavirus y sus variantes en Brasil, todo es parte del juego geoestratégico para contener el avance de Rusia, China e Irán, en fin, todo es un interés de la nueva administración liderada por Joe Biden, en busca del protagonismo mundial, que puede dejar efectos devastadores.

El conflicto en Ucrania puede ser la gota que derrame el vaso, sin embargo, un posible acuerdo con Rusia, podría quedar como una Paz diplomática y no una Paz real en tiempos de pandemia y de guerra.


etiquetas: Opinión Geopolítica

Marvin Mijares Autor

Objetividad



1 COMENTARIOS

  • Ramón

    Todo es un asunto de geopolítica y hegemonia global en la que Estados Unidos intenta mantener control. Te invito a leer mi último artículo. http://diariovea.com.ve/por-que-estados-unidos-provoca-un-conflicto-abierto-de-ucrania-contra-rusia/

    Hace 1 año

COMENTA LA NOTICIA

Tu email no será publicado